MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MUJER ANDALUZA NACIDA PARA SUFRIR

MADRE

Crujen las maderas.
Retumban las tablas.
El suelo gime de dolor.
Vuelan las plegarias
Ella nos cantaba
coplas del alma.

Él era muy débil. Nada sabía.
Una humilde hormiga le enseñó la vida.
Cargada de costo con fuerza tiraba de
la múltiple carga que él no podía.
Él solo la miraba y sonreía.
Guiñándole un ojo siguió caminando
hasta su morada. Su corazón latía,
y en sus contracciones la fuerza fluía.
Ya… todo lo podía.
09/08/13

Antonio Molina Medina

3 comentarios:

  1. Ella era todo en ti la que tanto te amaba y te dio la vida, y aún sigue en tu corazón y en tus letras que tienen vida.

    Un placer leerte, mi querido amigo.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Madre no hay más que una...bellas letras como siempre un placer disfrutar de ellas. Mi abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Madre una y nada más.
    Tira de sus hijos y del padre de sus hijos hasta que queda satifecha de que no les falta de nada.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar